miércoles, 4 de noviembre de 2015

UNA BURBUJA SOCIAL



Hace poco realice un recorrido por algunos de los barrios del oriente de Cali, entre ellos el Vallado, Mojica y Potrero grande. Visitar esta zona de Cali, me hizo poner bastante reflexiva tanto por lo que observe como por la cotidianidad en la vivo. Es increíble percibir como realmente somos parte de una burbuja, en la que solo nos preocupamos por nuestro propio bienestar y dejamos a un lado los otros, que hacen parte de esa misma construcción de nosotros como individuos. Pues, como seres sociales, así como compartimos con otros deberíamos preocuparnos por el otro. 


Una de las tantas cosas a pensar respecto a ello, fue el hecho de la gran preocupación de movilidad que se presenta actualmente en el sur de Cali o los huecos en las calles; que si bien a mí también me toca y que más quisiera que poder transitar sin problema, visibilizar y entender que no son prioridades de la administración, pero que sí se hizo algo en otros sectores de la ciudad como lo fueron los recorridos, me hizo chocar entre la realidad en la que vivo y el desentendimiento con otros que viven en mi misma ciudad. Ver como proyectos, mejoras, se han llevado a cabo en esos lugares, a los cuales la población de los TIO (territorios de inclusión y oportunidades) se han visto beneficiados en estos últimos años, pero que por unos kilómetros de distancia no nos hemos dado por enterados, fue una mezcla de gratificación y frustración. 


Gratificación, claro está por conocer que se está haciendo algo, salir un poco más de la burbuja, aprender de realidades distintas y complementarme con esas diferencias a solo kilómetros de distancia. Pero a la vez un sentimiento muy contrario a este, por saber que tal vez a mí, a otros de mis compañeros y quizás muy pocos alrededor somos sensibilizados con estas situaciones. Volver a la universidad, ver a las personas una vez más hablando, expresando sus propias inconformidades pero vivir encerrados en una burbuja, que si bien algunas cosas externas llegan a ella, es una información que rebota en ese círculo que encierra, en vez de entrar a cada una de las personas. 


Deberían ser realidades que nos toquen a todos, que se conozcan y reconocer que ese impacto del otro es positivo para el desarrollo como ciudad, que así unas calles, barrios, comunas nos separen, somos solo uno. Es cuestionarse que hay más allá de las problemáticas que a diario nos rodean, por qué si bien se juzga constantemente quienes gobiernan, las administraciones, no se actúa para conocer que si bien hay aspectos negativos qué positivos hay, que tal vez no nos tocaron pero a otros si. Dejar de únicamente problematizar todo y buscar que hacer! O por lo menos conocer e informarse en vez de solo criticar. 


Isabella Rizo Romero



2 comentarios:

  1. Así es, existen distintas realidades dentro de nuestra esfera social, pensar que la nuestra es la única y además quejarnos constantemente de ella, es cerrar los ojos a la vida de muchos que se golpea día a día por el abandono Estatal. Si queremos cambiar, debemos abrir la burbuja y dejar salir el individualismo y el egoísmo y trabajar más en comunidad. María Jimena Fernández

    ResponderEliminar
  2. A traves de su blog hacer aportaciones positivas. Así se crean los barrios marginados, haciendo sus casas en terrenos dónde no llegan los servicios de autobuses, energia, etc. Sentar a alguién de la universidad a hablar sobre la problemática o emisoras de radio. Invitar a lideres de esas comunidades, y velar por esa población pequeñita para que el dia de mañana no vayan a delinquir, que se eduquen y tengan las mismas posibilidades de ustedes de ir a una universidad y conseguir esas herramientas para seguir con la lucha. No soltar de la mano a esas personas, pero no politiqueando ni partiendo el pastel, luchando ustedes como grupo universitario y futuro profesionales. Creando tesis, trabajando por ellos.

    ResponderEliminar